martes, 22 de abril de 2008

Clásico vs Moderno

El bajo clásico vs el bajo moderno:

En esta ocasión nos dedicaremos a analizar y presentar las diferencias entre dos tipos de bajo eléctrico que, grosso modo, podemos encontrar en el mercado actualmente: los llamados modelos clásicos y los los bajos más modernos. De partida, aclarar que estas categorías – clásico, moderno – no pretenden ser exactas ni precisas, pero sí son dos términos bastante usados por los bajistas para diferenciar ambos enfoques de construcción y diseño de nuestro instrumento.
Quizás lo más útil para esclarecer y de alguna manera saber de qué estamos hablando sea ejemplificar: en el lado de los bajos “clásicos” tenemos primero que nada los Fender, sobretodo los modelos presentados en el artículo anterior, pero también otros de inspiración similar como los Ernie Ball Music Man, modelos Les Paul y SG de la Gibson (sí, existe el bajo Les Paul, y suena de maravillas), sin dejar de mencionar, por supuesto, el inmortal Rickenbacker. Del otro lado, el de los “modernos”, tenemos marcas y modelos como Ibanez, Warwick, Spector y otras afines. Nuevamente, el listado anterior de ninguna manera agota los modelos y marcas de uno y otro tipo, ya que el universo actual de los bajos eléctricos es vasto e infinito.

De acuerdo ya en cuanto a qué nos referimos con cada categoría, comencemos a concentrarnos en sus características principales:

Modelos “Clásicos”:


Los bajos eléctricos clásicos en primer lugar, aunque parezca una obviedad, son de marcas más antiguas y por lo tanto, sus modelos están todos muy directamente relacionados con los primeros bajos eléctricos (Fender Precission, sobretodo). La excepción es Rickenbaker, una marca de carácter bastante único en su diseño, manera de producir (hasta el día de hoy la mayor parte del proceso de cada bajo que fabrican se hace a mano, por lo que, si bien los pedidos se demoran bastante, se garantiza de alguna manera la calidad del acabado, terminaciones y electrónica de cada pieza). Sin embargo, aun este extraño “hermano mayor” comparte ciertas características con los demas, que pasaremos a especificar:

- La escala (distancia entre la nuez y el puente) es larga, entre las 34 y 35 pulgadas, lo que brinda gran sustain y graves gruesos, poderosos y muy presentes, dado que la tensión de las cuerdas es mayor.

- Los cuerpos de los bajos clásicos suelen ser grandes y pesados, de maderas muy sólidas, lo que, aparte de dar una firmeza muy característica a la construcción de los modelos clásicos, ayuda al sonido grueso de los mismos.

- Si bien todas las marcas mencionadas dentro de los clásicos tienen modelos de sus bajos con electrónica activa, los bajos clásicos son de electrónica y cápsulas pasivas, vale decir, se valen de la acción de los imanes de las cápsulas solamente para producir volumen y tono. Esto destaca, sobretodo, el sonido de las maderas, aunque esto último sea discutible.

- Los bajos clásicos suelen ser de mástil ancho y de cuatro cuerdas, fieles a su herencia del contrabajo tradicional al que, mal que mal, emula. Esto hace que sean herramientas bastante predilectas de contrabajistas que se pasan al mundo del bajo eléctrico, por ejemplo, ya que las diferencias son menores en cuanto a tamaño y posición de las cuerdas.

Modelos “Modernos”:


Nuevamente, es evidente que la categoría de “bajos modernos” corresponde a marcas más nuevas en el mercado, al menos más nuevas que las clásicas, tales como Warwick, Ibanez, Schecter, Spector y ESP, por nombrar algunas. Ojo, que la distinción no es sólo temporal o histórica (ya que Music Man, por ejemplo, no es una marca que se remonte a la década del 50 como Fender, sino más bien es contemporánea de las modernas), sino principalmente de diseño. Dicho esto, podemos plantar que los bajos modernos son diferentes sustancialmente en su diseño y su electrónica, que se separan radicalmente de los modelos clásicos:

- La escala se mantiene en la mayoría de los casos, pero hay modelos en que esta disminuye de 34 a 32 pulgadas, y en algunos bajos modernos se retoman escalas cortas de 30 pulgadas, a la usanza de viejos clásicos como el bajo violin de Hofner (el de Mc Cartney) o el Fender Mustang Bass. Esta disminución del largo de escala redunda principalmente en una mayor comodidad para la interpretación, sobretodo para bajistas con manos más pequeñas.

- Los cuerpos presentan la más grande innovación respecto de los modelos clásicos, pues son más livianos, más estilizados y cómodos para el intérprete. Esto también tiene un efecto en la tonalidad del instrumento, que se uelve de alguna manera más definida, aunque se pierde la profundidad extrema de los clásicos. Como contra, los bajos, por esta característica, son más delicados

- Otra innovación importante está en el mástil, más delgado y de acción (altura de las cuerdas respecto del diapasón) más rápida, con trastos usualmente un poco más pequeños, lo que ayuda a la velocidad interpretativa, nuevamente, en aras de la comodidad. Además, en estos modelos comienzan a aparecer opciones de 5, 6, 7, 8 y hasta 12 cuerdas, no octavadas, lo que brinda un rango extendido al instrumento.

- La electrónica acá juega un papel importantísimo, siendo en su mayor parte electrónica activa, vale decir, con un sistema de ecualización e incluso, en modelos más caros, de pre-amplificación específicamente dedicado para ello, cuyas características requieren el uso de una fuente independiente de energía eléctrica, usualmente una y hasta dos baterías de 9v, dependiendo del sistema. Estos circuitos pueden controlar el tono, en diversas bandas de frecuencia (graves, medias y agudas), dar una mayor potencia y presencia a la señal del instrumento e, incluso, actuar como pre amplificación incorporada (haciendo necesario, teóricamente, solo un amplificador de poder para sonar, sin etapa de pre amplificación como un amplificador de bajo tradicional; podría uno conectarse direcamente al sistema PA de un local y tocar sin amplificador, por ejemplo). Algunos puristas dicen que estos circuitos disfrazan demasiado el tono natrual de las maderas y las cuerdas, haciéndolos más “artificiales”. Nuevamente, esto es materia de discusión.

Esperamos que esta breve guía haya sido útil. Como palabras finales, decir como siempre que las orejas mandan y no lo que “se diga”. Probablemente en una banda indie rock o de inspiración más clásica, el bajo perfecto sea un Fender o un Rickenbacker, mientras que en una banda de metal hipertécnico lo más adecuado sea un bajo ESP o Schecter, que por su versatilidad y menor ancho de mástil permita una ejecución más pulcra. Mucho puede decirse al respecto y no existe la verdad absoluta: John Myung, reconocido usuario de Ibanez, por su mástil delgado y acción veloz, electrónica activa y tono preciso, todas características modernas, cambió radicalmente su sonido y ahora usa un Music Man Bongo de 5 cuerdas, no 6 como antaño, que si bien es un bajo moderno, tiene las carácteristicas de mástil y cuerpo más relacionadas a un clásico. Y John Paul Jones, bajista de Led Zeppelin, apareció no con un Jazz Bass o Precission Bass en el escenario del regreso de la legendaria banda: en sus manos hay un bajo moderno, de electrónica activa y mástil delgado, tocando clásicos como “dazed and confused” sin perder un gramo de peso. Todo es posible en la viña del bajo eléctrico, amigos míos: Jaclk Bruce, bajista de Cream, tocó en la era de oro de la banda con un Gibson SG, bajo grueso por definición. En la gira de reunión, hace unos pocos años, en sus manos había un moderno, activo y cómodo Warwick…

¡Saludos!

4 comentarios:

kiasyd dijo...

buen resumen, pero tratemos de no decir cosas sin saber: "John Myung, reconocido usuario de Ibanez" XD los 2 modelos del amarillo son yamaha

saludos

Anónimo dijo...

excelente mención, sin interponerme en su trabajo, me gustaría que algún dia hablen de los bajos fretless, es tierra desconocida para muchos de nosotros.

Sigan asi, que esta tomando cuerpo la cosa!!!

dbass

BigFella dijo...

kiasyd

Fe de erratas: efectivamente es Yamaha la cosa, eso es sabido. Se trata de un error involuntario al escribir, no un error de concepto, en otras palabras, quise decir Yamaha, escribí Ibanez. Las disculpas correspondientes.

gracias por los comentarios!

Lapsang dijo...

Hay una pequeña corrección respecto al Precision Bass, la cápsula es Humbucker, ya que ambas piezas van en serie. Funcionan como una, pero técnicamente son 2.

Salu2 y excelente blog.